Refranes y proverbios terapéuticos

Existen en el mundo un sinfín de frases célebres, aforismos, refrenes y proverbios que son terapéuticos. Otros muchos, aunque transmiten un mensaje contundente y verdadero hacia algún tema en concreto y reflejan la filosofía de algún individuo o grupo en un momento histórico dado, no ayudan a los usuarios debido frecuentemente a su inherente dogmatismo.

Ejemplos de aforismos que no son terapéuticos  ya que no reúnen las características de la filosofía de la TREC:

  • Al nopal lo van a ver sólo cuando tiene tunas
  • Al ojo de amo, engorda el caballo
  • Al perro más flaco se le cargan las pulgas
  • Al que madruga, Dios lo ayuda
  • Al que nace para panzón, ni aunque lo fajen de chico
  • Al que nace para tamal, del cielo le caen las hojas
  • La mujer como la carabina, cargada y en una esquina

Los siguientes proverbios populares en español son terapéuticos en términos de la teoría de la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) de Albert Ellis. La TREC sostiene que los usuarios de los servicios psicológicos pueden seleccionar y apropiarse de algunos aforismos como estos en su proceso de terapia de manera que les ayude a introyectar las creencias racionales o ideas funcionales que les permitan lograr sus objetivos.

Es recomendable que cada usuario seleccione de esta y otras fuentes, aquellos refranes que mejor describan sus problemas y que las usen según la prescripción de su terapeuta TREC.

Estos proverbios son terapéuticos porque reúnen dos características de la filosofía racional emotiva: 1) Implican una aceptación de hechos frecuentemente inmodificables  y la consecuente adaptación por parte del individuo que de ese insight se deriva y 2) Contienen ideas, creencias y expectativas flexibles, característica fundamental de una mentalidad  no perturbada.

A

  • A Dios rogando y con el palo dando
  • A donde fueres, haz lo que vieres
  • A la fuerza, ni los zapatos entran
  • Agua que no has de beber, déjala correr
  • Al mal paso, darle prisa
  • Al mal tiempo, buena cara
  • Al que no habla, Dios no lo oye
  • Apúntamelo en el hielo
  • Aún no tienes alas y ya quieres volar

C

  • Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente
  • Candil de la calle y oscuridad de su casa
  • Caras vemos, corazones no sabemos
  • Comiendo yo y que el mundo ruede
  • Como te ves, me vi, como me ves, te verás.
  • Cuando el río suena, agua lleva
  • Cuando te toca, aunque te quites, y cuando no te toca, aunque te pongas
  • Cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar

D

  • Dale a la vaca de comer para que te de leche
  • Dios aprieta, pero no ahorca
  • Donde hubo fuego, cenizas quedan
  • Donde manda capitán, no gobierna marinero
  • Donde quiera plancho y lavo y en cualquier mecate tiendo

E

  • El dinero no lo es todo, pero como ayuda
  • El hábito no hace al monje
  • El que con lobos anda, a aullar se enseña
  • El que conoce lo excelente, lo bueno le parece regular
  • El holgazán y el mezquino dos veces andan camino
  • El ignorante grita, el inteligente opina, y el sabio calla
  • El león no es como lo pintan
  • El león cree que todos son de su condición
  • El muerto al pozo y el vivo al gozo
  • El muerto y el arrimado, a los tres días apestan
  • El que a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija
  • El que con lobos anda, a aullar se enseña
  • El que mucho abarca, poco aprieta
  • El que no corre no alcanza, y el que corre mucho se cae de panza
  • El que no chilla, no mama
  • El que por su gusto es buey, hasta la coyunta lame
  • El que por su gusto muere, la muerte le sabe a gloria
  • El que tiene tienda, que la atienda, y si no, que la venda
  • El que tiene más saliva traga más pinole
  • En gustos se rompen géneros
  • Es mejor arrear al burro, que llevar la leña

L

  • La verdad no peca, pero incomoda
  • Lo cortés no quita lo valiente
  • Lo que no fue en tu año, no es en tu daño
  • La ley es dura, pero es la ley (dura lex, sed lex)

M

  • Manda el que puede y obedece el que quiere
  • Más sabe el diablo por viejo, que por diablo
  • Más Vale pájaro en mano, que ciento volando
  • Más vale prevenir que lamentar
  • Más vale tarde que nunca

N

  • Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre
  • No digas que la burra es pinta/parda, hasta que no tengas los pelos en la mano
  • No hay mal que dure cien años ni cuerpo que los aguante
  • No pidas peras al olmo
  • No por mucho madrugar amanece más temprano
  • No soy monedita de oro para caerle bien a todos
  • No te arrugues, cuero viejo. Que te quiero pa` tambor
  • No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre
  • No todo lo que brilla es oro
  • No le pidas peras al olmo
  • No por miedo a los coyotes no vamos a criar gallinas
  • No vine a ver si puedo, si no porque puedo vengo

O

  • Ora es cuando, chile verde, le has de dar sabor al caldo

P

  • Palo dado, ni Dios lo quita
  • Papelito habla
  • Piedra que rueda no hace moho
  • Primero están mis dientes que mis parientes
  • Primero comer que ser cristiano
  • ¿Para qué tanto brinco, estando el suelo tan parejo?

Q

  • Quieres mamar y dar tope

S

  • Si digo que la mula es parda, es porque tengo los pelos en la mano
  • Si el niño es chillón, ¿para qué lo pellizcan?
  • Si no quieres sufrir sinsabores, no tengas amores
  • Sólo el que carga el cajón sabe lo que pesa el muerto

T

  • Tanto va el cántaro al agua hasta que se quiebra
  • Tantos años de puta y no saber mover el culo?
  • Todo por servir se acaba… y acaba por no servir
  • Tropezando se aprende a andar, y perdiendo a ganar

V

  • Vale más paso que dure, y no trote que canse

 

Sentimientos negativos apropiados e inapropiados

La terapia racional emotiva conductual (TREC, REBT en inglés) explica que las personas pueden tener creencias racionales e irracionales al mismo tiempo. Los deseos pueden convertirse en exigencias con mucha facilidad. De este modo, una persona podría creer racionalmente:

«Quiero que me ames»

y al mismo tiempo, creer que:

«Como quiero que me ames, tu debes amarme»

Los terapeutas de la TREC discriminan entre las creencias racionales e irracionales y ayudan a sus usuarios a hacerlo. Una vez hecha esa discriminación es más fácil distinguir entre emociones negativas apropiadas e inapropiadas. Las emociones negativas apropiadas van asociadas con las creencias racionales, y las inapropiadas con las creencias irracionales. Aquí tenemos algunas emociones negativas apropiadas [las más comunes] en comparación con las emociones negativas inapropiadas:

trec_sentimientos apropiados_pena
Por lo general, las emociones inapropiadas son exageraciones de las apropiadas. Foto: Beatriz Vargas

Inquietud vs Ansiedad

La inquietud es una emoción asociada con la creencia:

«Espero que esto no suceda, y sería mala suerte el que sucediera»

Mientras que la ansiedad aparece cuando la persona cree:

«Esto no debe ocurrir sería horrible que ocurriera»

 

Tristeza vs Depresión

Se considera que aparece la tristeza cuando una persona cree:

«He tenido muy mala suerte por haber sufrido esta pérdida; pero no hay ninguna razón por la que esto no debiera haber pasado»

Por otro lado, la depresión se asocia con la creencia:

«No debiera haber sufrido esta pérdida y es terrible que haya sido así»

Cuando la persona se siente responsable de la pérdida, él o ella tienden a condenarse:

«No soy bueno»

Mientras que si la pérdida se encuentra fuera del control de la persona, él o ella tienden a condenar las condiciones de vida o al mundo:

«Es terrible»

La TREC mantiene que lo que lleva a la persona a pensar que nunca conseguirá lo que quiere es la filosofía de necesidades perturbadoras implícita en tales evaluaciones; esto es una inferencia que procede de sentimientos de desesperanza. Por ejemplo:

«Como yo siempre tengo que conseguir las cosas que quiero y esta vez no ha sido así, nunca lo conseguiré. ¡Es desesperante!»

Dolor vs Culpa

Los sentimientos de tristeza o dolor se producen cuando una persona reconoce que ha hecho algo malo en público o privado pero se acepta a sí misma como un ser humano que puede cometer fallos. La persona se siente mal por su acto pero no por sí misma porque piensa:

«Prefiero no hacer las cosas mal, pero si eso pasa, ¡Mala suerte!»

Se producen sentimientos de culpabilidad cuando la persona se juzga a sí misma como mala, perversa y corrupta por haber actuado mal. En este caso la persona se siente mal, tanto por su acto, como por ella misma, y piensa:

«No debo hacer las cosas mal y si eso ocurre, es horrible y ¡Yo soy malvad@!»

Desilusión vs Vergüenza/Apuro

Una persona siente desilusión cuando se comporta «de forma estúpida» en público, reconoce su acto estúpido, pero se acepta a sí misma. La persona se siente desilusionada por su comportamiento pero no consigo misma porque prefiere, pero no se obliga a comportarse bien.

 

Se siente vergüenza cuando alguien reconoce que se ha comportado «de forma estúpida» en público y se condena por algo que no debiera haber hecho. Las personas que sienten apuro y vergüenza suelen predecir que su audiencia les va a juzgar negativamente, y en este caso suelen mostrarse de acuerdo con estos prejuicios. A menudo creen que necesitan de la total aprobación de los demás. Se puede distinguir la vergüenza del apuro, porque en la vergüenza al público se le valora como más serio. Sin embargo, ambas emociones incluyen la autodenigración.

Disgusto vs Ira

Se siente disgusto cuando esta persona no tiene en cuenta una norma de vida de un individuo. A la persona que se disgusta no le agrada lo que el otro ha hecho, pero no le condena por ello. Esta persona piensa:

«No me gusta lo que él o ella ha hecho, y desearía que no hubiera ocurrido, pero no quiere decir que él o ella no pueda romper mis normas».

Sin embargo, en la ira, la persona cree que el otro no debe de ninguna manera romper sus normas, y le condena si lo hace.

 

Adaptado de:

Ellis, A. y Dryden, W.; (1994); Práctica de la  terapia racional  emotiva; Barcelona; Desclée de  Brouwer.

 

Cómo saber si ES UNA PERSONA SALUDABLE  Características del equilibrio psicológico

Una definición de salud psicológica mediante la Terapia Racional Emotiva Conductual

TREC_salud_psicologica

La Terapia Racional Emotiva (TREC), sostiene que usted se perturba debido principalmente a la visión que tiene del mundo. En función del tipo de creencias (racionales/irracionales) que en usted predomine, puede experimentar una serie de consecuencias. Estas se pueden englobar en 12 categorías diferentes. Las personas no experimentan todas las consecuencias ante los problemas, pero para un ejemplo amplio, tomaremos dos posibles eventos de un mismo escenario que nos permiten explorar las consecuencias que se presentarían. La leyenda «Saludable» se encuentra debajo de las consecuencias saludables.

Supongamos que usted tiene como meta ser un buen conversador Su preferencia (rB) será algo así: «Me gustaría ser un buen conversador»

Su exigencia (iB) sería: «Bajo cualquier circunstancia, cueste lo que cueste y sin importar lo que tenga que hacer, necesito, debo y tengo que ser un excelente conversador».

Supongamos un Activador Primario Negativo (A-): «Tuve una reunión con algunos amigos y no pude iniciar ni mantener una buena conversación, la mayoría no le dio importancia a lo que yo decía, me ignoraban y otros protagonizaron entretenidas charlas».

Supongamos un Activador Primario Positivo (A+): Tuve una reunión con algunos amigos y pude iniciar y mantener una buena conversación, la mayoría le dio importancia a lo que yo decía, nadie me ignoraba y yo protagonicé las más entretenidas charlas.

ESTAS SERÍAN SUS POSIBLES CONSECUENCIAS:

Consecuencias filosóficas positivas apropiadas

Yo creo: Tengo habilidades de buen conversador, al menos con mis amigos aunque eso no quiere decir que sea hábil en otro contexto ni en otras actividades.

Consecuencias filosóficas positivas inapropiadas Yo creo: Soy la mejor persona del mundo. Soy excelente conversador y siempre seré aceptado y amado por todos. Mi experiencia en la reunión con mis amigos demuestra que puedo hacer cualquier cosa.

Consecuencias filosóficas negativas apropiadas Yo creo: Aunque me habría gustado tener mejor desempeño en las conversaciones con mis amigos, desafortunadamente no lo logré. Esto es una prueba de que hasta el momento no he hecho bien esto, pero no significa que lo siga haciendo en el futuro. Puedo practicar y hacerlo mejor la próxima vez, pero si no logro nunca ser un buen conversador, puedo vivir con ello, no será el fin del mundo ni seré un inútil.

Consecuencias filosóficas negativas inapropiadas Yo creo: ¡Qué idiota soy! No logré despertar y mantener el interés en ningún tema en la reunión. Eso demuestra que soy un completo inepto. Además, mis amigos son unos malditos que merecen ser castigados por ignorarme y no comprender que yo necesito hablar también. Esto es desastroso y no lo soporto.

Continuar leyendo, presione aquí:

Haz clic para acceder a folleto-persona-saludable.pdf

TERAPIA RACIONAL EMOTIVA CONDUCTUAL (TREC)

                                                                                  Una terapia enfocada a sus problemas

La TREC es un sistema de terapia desarrollado por el psicólogo estadounidense Albert Ellis en 1956. Es una de las llamadas «terapias cognitivas».

Su planteamiento teórico se resume en el esquema A-B-C en el cuál:

“A” representa el Activador primario. Esto es, un acontecimiento, suceso o situación que activa o desencadena una serie de eventos psicológicos. Una A puede ser algo externo o interno (pensamiento, imagen, fantasía, conducta, sensación, emoción, etc.)

“B” representa la Base filosófica de una persona o su sistema de creencias. Puede considerarse que incluye todo el contenido del sistema cognitivo: pensamientos, recuerdos, imágenes, supuestos, inferencias, actitudes, atribuciones, normas, valores, esquemas, filosofía de vida, etc.

“C” representa la Consecuencia o reacción ante “A”. Las “C” pueden consistir en emociones, pensamientos o acciones.

abc de ellis trec
ABC de la TREC Ellis

Contraria a la creencia generalizada de que las situaciones (A) causan problemas psicológicos. La TREC como teoría cognitiva planeta que es la B de una persona la que causa dichos problemas. Así:

¿Cómo es esto posible?

Bueno, considere lo siguiente:

  1. Usted establece invariablemente unos objetivos de vida (por ejemplo: ser feliz, tener una relación, terminar sus estudios, conseguir un trabajo, comprar una casa, etc.)
  2. Usted crea expectativas en torno a esos objetivos. Estas expectativas están en lo que llamamos su Base filosófica (B). Esto es, que guardan relación con su forma de evaluar el mundo y a usted mismo.
  3. Cuando sus expectativas se expresan en forma de preferencias o deseos, decimos que es una creencia lógica o racional (rB).
  4. En cambio, si sus expectativas se expresan en forma de exigencias, imposiciones u obligaciones, nos encontramos ante una creencia irracional (iB).
  5. Cuando se presenta un acontecimiento relacionado con alguno de sus objetivos (A), cosa que sucede a cada momento, su base filosófica (B) se activa y provoca una reacción emocional, conductual o incluso filosófica (C).
  6. Si su base filosófica es predominantemente racional, entonces usted experimentará consecuencias (C) apropiadas (o «sanas»).
  7. Sin embargo si su base filosófica es predominantemente irracional, entonces usted experimentará consecuencias (C) inapropiadas (o «insanas»). En esto último consisten los problemas psicológicos.

¿Cuáles son las principales creencias irracionales?

Si su «B» es principalmente irracional, existen tres tipos de exigencias, de las cuáles una o varias pueden estarle provocando su malestar.

  • Aquellas exigencias dirigidas hacia sí mismo. Se expresan con frases como: «Yo debo, necesito o te tengo que…» Son obligaciones autoimpuestas que al no cumplirse dan lugar a consecuencias como autoculpa o autocondenación.
  • Aquellas exigencias que se dirigen a otros. Estas son imposiciones que hacemos a otras personas. Se expresan iniciando con frases como: «Tú debes o te tienes que…». Su incumplimiento da lugar a culpa o condenación.
  • Aquellas exigencias dirigidas hacia el mundo, el ambiente o las condiciones de vida. Una forma de expresarlas es: «Las cosas deben ser justas y estar dispuestas para que yo me sienta bien». Su incumplimiento da lugar a Baja Tolerancia a la Frustración. (BTF)

 ¿Qué métodos de intervención verá en la TREC?

Si usted ha iniciado un tratamiento psicológico en nuestro centro en la modalidad de TREC, su terapeuta le enseñará a usar algunas técnicas como:

  • Aceptación incondicional. Esta técnica es uno de los dos pilares del tratamiento de la TREC. Consiste en que usted aprenda a evaluar y clasificar su comportamiento y la de otras personas, pero nunca su totalidad como persona.
  • Desdramatización. El segundo pilar del tratamiento con TREC, con prácticas como la imaginería (imaginación terapéutica) y la aceptación de lo peor que podría pasar, usted logrará superar problemas como la BTF.
  • Reestructuración cognitiva. Es la técnica característica de las terapias cognitivas. En la TREC, consiste en la identificación, clasificación y refutación de sus creencias inapropiadas y el consecuente fortalecimiento de las creencias apropiadas.

Puede encontrar más información en la siguiente liga:

https://psicologoz.wordpress.com/2015/05/10/terapia-racional-emotiva-de-albert-ellis-un-esbozo/

TERAPIA RACIONAL EMOTIVA DE ALBERT ELLIS, UN ESBOZO

Conozca la Terapia Racional Emotiva. Una de las intervenciones que ha cambiado muchas vidas desde sus inicios.

Blog de Fernando Jiménez

TERAPIA RACIONAL EMOTIVA DE ALBERT ELLIS, UN ESBOZO

TREC GRUPAL EN ADOLESCENTES: UNA PROPUESTA DE INTERVENCIÓN EN ESCUELAS SECUNDARIAS

TREC es al acrónimo de Terapia Racional Emotiva-Conductual. La psicoterapia iniciada en 1955 por el doctor Albert Ellis tras hallar infructuoso el psicoanálisis y de haber puesto en práctica personalmente algunas de las tareas que ahora constituyen parte de su armamento.

La TREC forma parte de un grupo de terapias de mayor divulgación en la actualidad conocido como Terapia Cognitiva-Conductual (TCC). Otras TCC como la de Joseph Wolpe (1958), Aaron T. Beck (1967), Albert Bandura (1969), Arnold Lazarus (1971), Michael Mahoney (1977) y Donald Meichenbaum (1977) se cuentan en este grupo que de acuerdo a la experiencia clínica y a numerosas investigaciones empíricas, han dado muy buenos resultados.

Todas estas formas de terapia comparten la premisa fundamental de que no son los hechos o acciones por sí mismos los que nos perturban sino los juicios que hacemos de ellos a partir de nuestras creencias arraigadas. En el…

Ver la entrada original 1.909 palabras más