LAS PERSONAS CON DEPRESIÓN NO MATAN A OTRAS PERSONAS

Anoche vi en un noticiero nacional la declaración del vocero de Seguridad de Nuevo León Aldo Fasci sobre que el adolescente Federico Guevara Elizondo, el joven de 15 años que disparó contra su maestra y compañeros en un salón del Colegio Americano del Noreste en Monterrey, recibía tratamiento por problemas psicológicos, al parecer “un cuadro depresivo“.

federico-tiroteo-monterrey
Foto: Excélsior

Aún no se dice de dónde sacó esa información que en mi opinión debe ser esclarecida o por lo menos contextualizada ya que la población puede inclinarse a pensar que cualquier persona con “un cuadro depresivo” puede con facilidad tomar un arma y meterle una bala a su maestra y luego a sus compañeros.

Este no es el comportamiento ordinario de un usuario con Trastorno Depresivo Mayor cuyas características diagnósticas incluyen la culpa y el autocastigo. Lo que es más frecuente es que alguien con depresión opte por quitarse la vida.

Federico Guevara pudo haber padecido depresión sí, pero como resultado de o conjuntamente con otro trastorno. Y en todo caso, es posible que su depresión presentase elementos psicóticos y habría estado siendo tratado por en Cuadro Esquizoafectivo o una Depresión Psicótica.

Presentación: Cuando la autoestima dice “Adiós”

En el SER HUMANO se incluye SENTIR, PENSAR y HACER. Pero la forma como nos relacionamos con estos fenómenos, es lo que nos hace diferentes a los demás y únicos como personas.

Las complicaciones surgen cuando nuestra forma de sentir, pensar y hacer ocasiona sufrimiento INNECESARIO a los demás y a nosotros mismos.

Cuando estos problemas se presentan, la aparente confianza que teníamos se desvanece y entonces sobreviene una crisis de la existencia, de nuestra relación con nosotros mismos, con la vida y con otras personas.

Muchas veces estas vicisitudes se traducen en forma de crisis de la autoestima.

Pero la buena noticia es:

QUE LA SOLUCIÓN ESTÁ MÁS CERCA DE LO QUE PENSÁBAMOS…

…y hoy trataremos de aprender, cómo llevar a cabo parte de esa solución.

PRESIONE EL LINK PARA ACCESAR A LA PRESENTACIÓN

Cuando la autoestima dice adios-Fernando Jimenez

Más allá de la autoestima: Aceptación Incondicional

El psicólogo humanista Carl Rogers, introdujo el término «estima positiva condicional» que Albert Ellis retomó para elaborar su principal técnica emotiva llamada: Autoaceptación Incondicional (O Aceptación Integral de sí mismo).

Autoestima y Aceptación incondicional
Autoestima y Aceptación incondicional

Sostenemos que la enseñanza y la práctica irreflexiva de la autoestima implica ciertos riesgos, riesgos que Ellis subraya, son inherentes a la propia definición.

¿Por qué la práctica de la Autoestima es un riesgo?

Primero, hay que tomar en cuenta que el tradicional concepto y práctica de Autoestima entraña ciertos peligros para quienes se adhieren devotamente a ella. Esto es así porque tanto la definición como el uso que se hace de ella implican un «quererse condicionalmente» y evaluarse de forma global (nuestra esencia como persona) a partir de ciertos elementos. He aquí los más comunes:

ESTIMAS CONDICIONALES

1. Autoestima por posesión («me quiero o soy valioso por lo que tengo, lo que poseo»)

La persona considera que su valor como persona procede de sus posesiones materiales de tal manera que la ausencia o insuficiencia de estas posesiones traen como consecuencia entre otras cosas, frustración, ansiedad, depresión, ira y sensación de inutilidad.

2. Autoestima por posición («me quiero o soy valioso por el puesto social o laboral que tengo») Todo lo que el sujeto considera valioso como persona proviene de «ser alguien importante» o tener «un buen puesto en la sociedad. La ausencia de la posición trae como consecuencia, entre otras cosas, la sensación de que no se es alguien importante.

3. Autoestima por ejecución o desempeño («me quiero o soy valioso por mis acciones»)

Esta creencia es de las más frecuentes entre usuarios de psicoterapia ya que el ser humano tiene naturalmente a calificarse y evaluarse a partir de las acciones que realiza. De esta forma, cuando un individuo realiza buenas acciones se valora como buena, pero cuando comete errores se considera a sí misma como inútil o fracasada y cuando realiza acciones malas se califica como alguien malo que merece ser castigado.

4. Autoestima por formación o conocimientos («me quiero o soy valioso por mi educación académica o los conocimientos que domino»)

Aquí las personas derivan su amor propio y valía, de su preparación o la cantidad de áreas de conocimiento que domina. A mayor conocimiento o formación equivale un amor propio más sólido mientras que la ausencia de conocimientos puede acarrear sentimientos de inferioridad.

5. Autoestima por heteroaceptación o calificación («Me quiero o soy valioso por lo que los demás dicen de mí o porque otros me quieren»)

La práctica de este tipo de estima condicional demuestra una muy pobre seguridad en sí mismo toda vez que se requiere la opinión o calificación de otras personas, sobre todo las más cercanas, para determinar que se es valioso. Esto incluye los premios y halagos que se han recibido y el hecho de que otros me acepten. Pero cuando se presentala ausencia de alguno de estos elementos, sobrevienen las «crisis de autoestima».

Seguir leyendo en:

Haz clic para acceder a folleto-aai.pdf