El temible señor Ricardo Anaya

El domingo pasado he visto toda la transmisión del segundo #DebateINE donde pude confirmar algunas impresiones iniciales que yo tenía acerca del candidato presidencial de la llamada coalición #PorMéxicoAlFrente
 
Mientras lo veía, no pude evitar fijarme en su carisma, sus respuestas hábiles, su facilidad para la manipulación y su sonrisa que no es congruente con su mirada.
 
Recordé entonces al especialista Bob Hare y su descripción de los #DepredadoresSociales en su famoso test llamado Psychopathy Checklist y mi tendencia a la evaluación clínica casi de forma automática me inclinó a sacar una conclusión preliminar: «Este hombre reúne muchas rasgos de un psicópata».
 
Y es que tan sólo en unos momentos puede constatarse en #RicardoAnaya la presencia del primer ítem de esta prueba que dice:
 
-Locuacidad/Encanto superficial.
 
Y si hacemos un análisis más profundo de su comportamiento, no será muy difícil que cumpla con la mayoría de las características que definen a los directivos/empresarios voraces o a los psicópatas.
 
Espero en verdad equivocarme, pero si no me equivoco y el señor Anaya vence en las elecciones, es muy probable que estemos frente a una persona carente de emociones profundas y de empatía que podría ser muy peligroso para sus adversarios y ¿quién sabe? tal vez para el país.