#VivasNosQueremos: Violencia en la Pareja

VivasNosQueremos_@Warkentin
Imagen de la protesta #VivasNosQueremos en la Ciudad de México. Foto: @Warkentin

Hoy domingo 24 de abril se ha llevado a cabo en nuestro país un esfuerzo valiente organizado por parte de las mujeres. Miles de mexicanas y mexicanos han salido a las calles a protestar contra la violencia de género que aqueja a varias entidades de la República Mexicana y dejado muchas víctimas fatales. 

En este contexto es importante señalar que uno de los muchos desafíos que los psicólogos enfrentamos es aquél que involucra a una relación caracterizada por la violencia.

En este sentido, muchos (sobre todo hombres) podrán preguntarse, ¿por qué una mujer que es víctima de abuso permanece en esa relación tan dolorosa?

Una investigación (Sepúlveda-Sanchís, 2005) realizada en la universidad de Valencia sobre los factores que favorecen la continuidad del maltrato en la mujer concluyó que:

  • Cuanto mayor sea el vínculo social con el agresor y menos apoyo familiar se posea, menos probable será la ruptura.
  • Recibir maltrato físico y psicológico frecuente,  la expulsión de la mujer del domicilio familiar y haber recibido amenazas de muerte aumenta la probabilidad de la ruptura.
  • El consumo de alcohol por parte de la mujer disminuye la probabilidad de la ruptura.
  • Los recursos de afrontamiento psicológicos de la mujer tales como una visión realista de la situación de maltrato manifestada en sus actuaciones resolutivas son, independientemente de los apoyos materiales externos un buen predictor de la ruptura con el violento. Así,  mujeres que denuncian, que acuden a pedir ayuda a centros especializados, que utilizan estrategias de benevolencia y evitación del agresor, son mujeres que presentan unas estrategias adecuadas de confrontación. Si además, son acogidas por sus familias y son capaces de mantener o asegurarse su independencia económica, tendrán más probabilidades de salir de la situación de pareja disfuncional.
  • Por último, este estudio también reflejó el hecho de que si existe acoso telefónico por parte del violento o amenazas   y   acosos a la familia de la víctima,  también aumenta la probabilidad de alejamiento del golpeador.

 

Citado en Alba, Salomón y Casas; (2012); Violencia en la Pareja; Editorial Académica Española; Berlín

Sin títuloRecordemos que por principio de cuentas una mujer que se encuentra en una relación en donde la violencia es el pan de todos los días, tiene problemas psicológicos, muchos de ellos originados en el contexto familiar de la infancia y otros tantos reforzados desde que comenzó el abuso que posiblemente inició con aspectos leves como el ejemplo que encierra la frase “No me gusta que descuides a mis hijos”.

Como quiera que haya sido, el caso es que esta es una realidad que los profesionales de salud mental debemos tener siempre en cuenta en la terapia de pareja.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s