Más allá de la autoestima: Aceptación Incondicional

El psicólogo humanista Carl Rogers, introdujo el término «estima positiva condicional» que Albert Ellis retomó para elaborar su principal técnica emotiva llamada: Autoaceptación Incondicional (O Aceptación Integral de sí mismo).

Autoestima y Aceptación incondicional
Autoestima y Aceptación incondicional

Sostenemos que la enseñanza y la práctica irreflexiva de la autoestima implica ciertos riesgos, riesgos que Ellis subraya, son inherentes a la propia definición.

¿Por qué la práctica de la Autoestima es un riesgo?

Primero, hay que tomar en cuenta que el tradicional concepto y práctica de Autoestima entraña ciertos peligros para quienes se adhieren devotamente a ella. Esto es así porque tanto la definición como el uso que se hace de ella implican un «quererse condicionalmente» y evaluarse de forma global (nuestra esencia como persona) a partir de ciertos elementos. He aquí los más comunes:

ESTIMAS CONDICIONALES

1. Autoestima por posesión («me quiero o soy valioso por lo que tengo, lo que poseo»)

La persona considera que su valor como persona procede de sus posesiones materiales de tal manera que la ausencia o insuficiencia de estas posesiones traen como consecuencia entre otras cosas, frustración, ansiedad, depresión, ira y sensación de inutilidad.

2. Autoestima por posición («me quiero o soy valioso por el puesto social o laboral que tengo») Todo lo que el sujeto considera valioso como persona proviene de «ser alguien importante» o tener «un buen puesto en la sociedad. La ausencia de la posición trae como consecuencia, entre otras cosas, la sensación de que no se es alguien importante.

3. Autoestima por ejecución o desempeño («me quiero o soy valioso por mis acciones»)

Esta creencia es de las más frecuentes entre usuarios de psicoterapia ya que el ser humano tiene naturalmente a calificarse y evaluarse a partir de las acciones que realiza. De esta forma, cuando un individuo realiza buenas acciones se valora como buena, pero cuando comete errores se considera a sí misma como inútil o fracasada y cuando realiza acciones malas se califica como alguien malo que merece ser castigado.

4. Autoestima por formación o conocimientos («me quiero o soy valioso por mi educación académica o los conocimientos que domino»)

Aquí las personas derivan su amor propio y valía, de su preparación o la cantidad de áreas de conocimiento que domina. A mayor conocimiento o formación equivale un amor propio más sólido mientras que la ausencia de conocimientos puede acarrear sentimientos de inferioridad.

5. Autoestima por heteroaceptación o calificación («Me quiero o soy valioso por lo que los demás dicen de mí o porque otros me quieren»)

La práctica de este tipo de estima condicional demuestra una muy pobre seguridad en sí mismo toda vez que se requiere la opinión o calificación de otras personas, sobre todo las más cercanas, para determinar que se es valioso. Esto incluye los premios y halagos que se han recibido y el hecho de que otros me acepten. Pero cuando se presentala ausencia de alguno de estos elementos, sobrevienen las «crisis de autoestima».

Seguir leyendo en:

Haz clic para acceder a folleto-aai.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s